//
you're reading...
REFLEXION CRITICA

El corazón de la palabra

En el centro de la razón se encuentra la palabra, la expresión comunicativa y reflexiva que acontece -en su infinita diversidad simbólica- desde las profundidades del sentimiento y del intelecto.  Allí mismo donde surge emocionante la maravilla de la primera palabra balbuceada por el niño que aprende a caminar y a ser, allí mismo se derrumba el cielo de las certezas con el grito angustiado del indignado sin respuestas y se alumbra el verbo incandescente del enamorado cabalgando en los versos de su mejor poesía.

La palabra distingue al ser humano, como sello escrito y como profunda marca oral y gestual de su distinta naturaleza.  El que habla instala, el que relata cuenta, el que cuenta cautiva, el que susurra sugiere, el que dice propone y el que argumenta despliega.  La palabra funciona como una promesa siempre posible del cerebro y la razón, y actúa como una chispa del sentimiento y la emoción, para que el auditor entienda y sienta.  Cuando yo digo, tu dices a continuación de lo que digo y enriqueces mis palabras, con la riqueza posible de tus palabras dirigidas a enriquecer mis palabras, que digo para enriquecer las palabras que dices.  Así mis palabras forman y entrelazan sus valores y significados con tus palabras, formando la vivencia comunicacional y significante más humana del ser.

La palabra es una construcción de la razón sensible, es un edificio inconcluso del sentimiento razonado, es una posibilidad abierta, un pasillo único en dirección de las recónditas profundidades del ser humano, en su estado comunicacional y vital actual. En cada palabra está depositada toda la carga de humanidad que cada uno lleva.

Háblame en silencio para que yo habite tus sueños; háblame en voz alta para que tus ecos reboten en mi y los puedas oir resonando.

La palabra que escribo parece funcionar como una silenciosa flecha dirigida al corazón de tu razón y a la profundidad de tus sentimientos. Y en mi escritura entrego mis palabras -que en realidad no son competamente mías- y al escribir doy y regalo palabras, para que regresen algún día desde ti palabras más grandes y anchas que las que yo te escribi, palabras que en definitiva tampoco son completamente tuyas.

Si la palabra se encuentra depositada en el centro de la razón y en la profundidad del sentimiento, el diálogo es la forma humana de revestir a la palabra de la razón que la funda.  La comunicación humana entrelaza significados y contiene innumerables potencialidades polisémicas, porque tiene un carácter constitutivo y constituyente: por la palabra el humano se distinguió del animal y por la palabra debe aprender a respetarlo.

La palabra es y puede ser -en su forma moderna- una puesta en escena, un dispositivo razonador y resonante, un aparato de poder, una fuerza disolvente o constructiva, una herramienta provocadora del cambio, un disparo desestabilizador de las certezas y las creencias, un puñal linguistico asestado en el centro de la mentira, del silencio y de la censura, un signo revelador de las lealtades y verbo sustantivo de la verdad.

Por la palabra aprehendemos, aprendemos y capturamos la fuerza significativa del saber y si los conocimientos son como las piedras, es decir, fríos y duros, entonces la palabra es la gota interminable que golpea en silencio y a cada instante la mente humana que va a aprender.

About Manuel Luis Rodríguez U.

Ciudadano, magallánico, patagónico.

Discussion

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

PARADIGMAS EN EL SIGLO XXI

Este weblog propone un espacio intelectual comprometido con una reflexión crítica desde las Ciencias Sociales contemporaneas, en función del presente y en la perspectiva del futuro. Intentamos promover una búsqueda interdisciplinaria desde la Ciencia Política y la Sociología, acerca de diversos tópicos sociales, políticos y culturales de interés global. El diálogo crítico entre la razón y la ciencia, es posible a partir de una apertura intelectual y humanista para confrontar ideas e interrogar teorías, en una busqueda siempre pendiente de los nuevos paradigmas del siglo xxi.
%d bloggers like this: